?

Log in

No account? Create an account

El antes... | ...y el después

Nov. 19th, 2009

Me autoflagelo pensando en cuán atrasada voy con el blog. Han sido muchos, muchísimos en realidad, los días que he querido escribir en el blog, los mismos que temas que me han inspirado para escribir. Pero lo cierto es que debería hacer caso a la máxima de mi madre - "Contra pereza, diligencia"- y ponerme a escribir cuando se me ocurre.

Uno de esos temas fue San Carlos. Día en el que, como en todos los demás, recordé a mis abuelos y vinieron a mi mente miles de imágenes y momentos con sólo mentarlos. ¿Qué lo hizo especial? Que en San Carlos nunca jamás pasaba nada malo y era más nuestro que el propio día de Navidad. Aquella mesa llena de comida, llena de esfuerzo de mi abuela y llena de gente. Todos los hermanos de mis abuelos, que sumaban más de doce en total, nosotros y ellos. Siempre, siempre, siempre ellos en mis recuerdos. Recuerdo sentirme importante porque era mi santo y recibía regalos. En aquella época, aún podía escoger el cuándo de mis regalos en tres momentos del año: mi santo, mi cumpleaños y Reyes. Recuerdo también el orgullo de llamarme como mi abuelo, aquella sensación de pertenencia a un grupo que me proporcionaba el compartir nombre con un alto porcentaje de mi familia. Me encantaba saber que esa tarde no iba a clase, y el momento más dulce llegaba a las tres de la tarde, cuando imaginaba a mis compañeros en el colegio mientras yo estaba con mi héroe.

Mi héroe...que siempre marcó los momentos importantes de mi vida. Puedo sentir aún esa sensación de abrazarlo y es algo en lo que últimamente pienso mucho. En realidad, es lo que más echo de menos desde que no está. Tocar su chaqueta verde de lana en invierno, los puños de su camisa almidonada hasta el extremo. Besarle y notar cada arruga, cada surco de su cara mientras le toco el pelo, aquellos "caracoles" o rizos que tenía en semejante melenón. Recuerdo su olor, sus orejas y su nariz heladas. Sus uñas de dragón, en punta porque redondas le parecían "de mariquita", sus manos huesudas llenas de manchas marrones. Puedo recordar todas y cada una de ellas porque siempre he adorado sus manos y su dicho de "manos frías, amor de un sólo día". Echo de menos abrazarlo, que me de ese poco de calor para pasar Noviembre y no pensar cada día en que no está. Echo de menos aquellos últimos momentos, en los que ya no estaba pero seguía estando allí, de otra forma, con nosotros, recibiendo todos los besos y abrazos que necesitábamos darle, nos viese desde donde nos viese.

Hace un par de días volví a ver la película de "¿Y tú quién eres?", de Antonio Mercero. A pesar de que en aquellos momentos mi héroe aún seguía con nosotros, recuerdo sentir un dolor más que fuerte. Dolor porque tienes el ligero presentimiento, tal y como ocurrió la noche antes de irse, de que se va a ir en breve. Dolor porque te sientes culpable de desear esa marcha. Dolor por querer aferrarte a algo que ya no está, algo que se le pareció pero que ni siquiera sabe qué fue ni qué es. Dolor porque quieres que se quede más tiempo, pero en cada segundo te duele más su estancia por él, por tí. Esta vez, la película no hizo tanta mella en mí, no me hizo sentir tanto dolor. Me dolió porque lo reconocí, tal y como me había pasado la primera vez, en todas las escenas y ahora ya no lo tenía. Pero ahora sonreía mientras lloraba, recordando todo aquello que fue y lo tranquilo que estaba cuando se alejó de nosotros. Sonreía pensando en lo agusto que estaría si me viese por un agujerito, llorando sin perder la sonrisa, recordando momentos más que felices. Momentos nuestros, de él y míos. Única y exclusivamente.

Mi madre siempre dice que yo le aporté a él tanto o más que él a mí. Si es así, no sé cómo ha podido ser. Nunca dejaré de darle las gracias por ser mi héroe desde el día que nací hasta el día que me muera.

Creo que nunca en mi vida he querido tanto a nadie como a mi abuelo. No de tal forma. Se encargó, desde que tengo uso de razón, de ser una referencia constante, para cada momento, acto y pensamiento. Lo consiguió y, hoy, dos años después de dejarnos, aún lo tengo en la cabeza cada día.

Categorías:

Profile

canelilla
canelilla

Últimamente dije....

November 2010
S M T W T F S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow